lunes, mayo 25

La Partida

Se sienta a la mesa
un nuevo perverso
mientra baraja la suerte
el señor de los desprecios,
con una sonrisa clara
al ver a su tierno plebeyo,
con los ojos llenos de ansia
y sudoroso por dentro.


Al otro lado de la mesa
juega el agradecimiento,
con las manos claras
y sin ases en el cuello,
con sus ropas remangadas
para vérsele por dentro,
indicando que se trata
de un auténtico caballero.

Y comienza la partida,
tan dispar en este juego,
ya que aún lado está el engaño
y en el otro lo verdadero,
algo que no se explica
pero que es el juego eterno.

El bien vence al lo malo,
lo malo vence a lo bueno,
lo bueno vence a lo injusto
y lo injusto al justiciero,
todos se han sentado a la mesa
para ganar el torneo,
en el cual a veces ganan
unas veces los malos 
y otras los buenos.


Comienza de nuevo la partida

viernes, mayo 22

Siete

Del mismo origen
distintas maneras,
del mismo hogar
nacieron nuestras destrezas,
las que nos unen
y las que nos alejan.

Del mismo nido
distintas bocas
que hablan y dicen
a veces de manera loca,
creando dobleces,
marcando senderos,
delimitando encuentros 
con lo verdadero.

Del mismo cielo
distintas tormentas,
que atrapan al otro
de forma cruenta,
ensombreciendo amores
acortando los pasos
para llegar a la casa
en la que ser hermanos.

Del mismo destino 
al que llegaremos,
distintos los caminos
los que escogeremos,
del mismo amor 
que les profeso,
me nace el dolor de no tenerlos.

Del mismo tiempo
que todos tenemos
elegiremos la forma
de comprendernos
aunque no estemos
y de lo ocurrido
cada uno asumiremos
las excusas cosidas,
las respuestas enfermas,
las paredes tapiadas
y las mentiras impuestas.

Siete pecados
los que nos han enseñado
siete pecados
que habrá que ir templando,
siete novias a escogerles,
como siete novias
para siete hermanos.

lunes, mayo 18

Nada

Ya nada canta el pajarito
que se posó en tu última cama,
está triste y cabizbajo
igual que tu aura,
entristecida por ellos,
los que no la respetaban.

La mariposa que al nicho
fue a parar su vuelo,
ya no vuela como antes
cuando acarició el lecho
donde duerme para siempre
la bella durmiente con sueños.

Princesa que soñó
que ibas a buscarla
y se encontró con tus besos,
también soñó que volvía a su casa,
esa que echabais de menos,
por soñar, soñó que hablaba
y mudo acabó su aliento
que ya no decía nada
cuando nadie la llevaba
a vivir a su techo.

Y ahora que ya no queda nada
bajo el poder de tu mirada
y de tus palabras,
ahora todo se enmaraña
todo toca los infiernos,
los que la necedad desata
y justificarse es un reto,
para que nada parezca nada
y en la nada queden llenos.

Tranquilo, no pasa nada,
duerme tranquilo en tu lecho
que la firma que dejasteis
no rompe mi amor eterno,
que lo recibido en vida
vale más que un par de euros,
que se los queden quien quiera
y a ver que hacen con ellos,
la tranquilidad no siempre dura
por mucho que compren egos,
que tarde o temprano llega
la soledad del recuerdo
de cuando en vez de dar, quitaron
y en vez de compartir, quisieron.

Tranquilo que estando en la nada,
puedo sonreír y quiero,
que la vida da lo necesario
y se lleva lo superfluo,
que me queda mi respeto
y mi adoración por ello,
que les deseo lo bueno
y no guardo rencor, les quiero.

No te preocupes por nada papá, está todo bien.

miércoles, mayo 13

Al corro la patata

Queda sola la casa
sin nadie que la reine
entre tantos que somos
un alma se duele
por los tiempos pasados
entre sus paredes.

Quedan solos los recuerdos,
que parece que no duermen,
entre los que mecer los dolos
sin caricias que los peinen,
festejos que ya pasaron
y que nadie nos devuelve.

Los roles que se han formado
ni la muerte los detiene
y aunque pasen los años
no solo no se mueren,
si no que se hacen más fuertes
y ya nadie los entiende.

Todos a una defendiendo lo ganado
por las manos de unos padres
que ya no están a su lado,
todos en contra de una
como árbol desolado.

Unos bajan sin subirse,
y otros suben sin bajar,
otros se dejan llevar
para no afrontar
que quizá la culpa
no la tienen los demás.

Y mientras el amor duele
y la paz efímera 
entre ellos se adormece,
lo que un día ha sido blanco
luego engrisece,
hasta hacerse un negro eterno
que ya todo lo ensombrece
donde nuestro corro de patatas
se ha deshecho para siempre.

martes, mayo 12

Carcelero

Tocan mi puerta,
tal vez es el carcelero
que viene para llevarme
con su capa al cementerio,
a ese que va quien no muere
aunque esté muerto por dentro.

Me ofrece migajas
para comprarme mis sueños
y así una vez que los tenga
me pone la soga al cuello
para que no diga palabras
que las compra con dinero,
para que calle mi alma
y salga a luz lo ciego,
eso que por mucho sol que haya
se tropieza y cae al suelo
restregándose con ganas
entre otros ciegos muertos.

Ten cuidado y no abras
a ese loco carcelero
porque te tienta y no para
hasta que ha salido lleno
de tu ser y sur verdades
y te deja con lo feo,
para que creas que te hace
un favor y no un degüello.

Ten cuidado y no le abras
a este fiero carcelero
porque tira al mar las llaves
y no las traes de regreso.



Dedicado a aquellos que han sido seducidos por el carcelero.

lunes, mayo 4

En mí siento

En mi siento vuestro rastro
impregnado está mi saco
de los años dedicados,
con lo bueno y con lo malo,
con las noches develadas
para vigilar mis pasos.

En mi siento tus canciones
las que por la mañana cantabas
mientras estando en el baño
con dedicación te afeitabas,
esas que si escucho ahora,
mi mente las recuerda
y mi corazón añora.

En mi siento tus costuras,
en sesiones de sobremesa
en las que nosotros veíamos tele
mientras tú estabas entre tus telas,
cosiendo un dobladillo,
adornando una pechera,
con tu bolsa de alfileres
y tu dedal en espera.

En mi siento Nochebuenas
preparadas con cariño,
desbordadas en la mesa
para todos vuestros hijos,
con sus fritos, sus aliños,
buen marisco en la nevera
y un txangurro preparado
que mi boca aún recuerda,
con los gorros, las turutas,
el belén en una mesa,
dando vueltas aquellos discos
se escuchaban villancicos
mientras en las manos de mi madre
reía una alegre pandereta.

En mi siento vuestra presencia,
aunque no estáis a mi lado
se que de algún sitio me cuelga
me sonrío y me deshago
en los recuerdos que me entran,
os doy besos,
os los mando,
allí donde se que llegan.


Recuerdos de familia que inundan algunos momentos de la vida.



miércoles, abril 15

Mis chicas locas

Infinito agradecimiento
a la verdad del alma
que ofrecemos cuando estamos
sin que haya una demanda,
que nos damos sin tapujos
y sin esconder las miserias
porque no hace falta
esconderse de ellas.

Mis chicas locas
que a veces son niñas
y a veces adultas
por sabiduría.

Nos juntamos y reímos,
nos llamamos y acudimos,
nos dedicamos el tiempo,
las sonrisas y silencios,
respetamos quienes somos
cada una en su contento
y con sus desaciertos.

Magníficas todas
nos habla el cariño,
arropamos almas
y nos damos mimos,
también damos caña
en los momentos precisos
porque la amistad manda
y el bien hablar está escrito.

Un pacto gitano
que sigue su ritmo,
acuerdo sagrado
el que compartimos,
aporte de locura que nos agrada,
nos llena y nos besa
a nuestras inmensas almas.







domingo, marzo 15

Sus manos





Manos que dieron pespuntes
sin coser los sueños rotos,
que hilvanaron nuestras vidas,
las de sus hijos y de otros.

Manos que pintaron años 

y empapelaron destinos,
que hicieron arroz con leche
y garbanzos con tocino,
pusieron varios enchufes,
limpiaron culos de niños
taparon oídos sordos
y boca para no emitir quejido.

Manos que si ahora estuvieran
sujetarían caminos,
envolverían para regalo
algo de amor y cariño,
y echarían hacia un lado
los lodos del desatino.

Manos que unirían manos,
manos de sus siete niños,
acariciando cabezas
agarrándose con mimo,
a recuerdos y esperanzas,
abriendo puertas y sinos.

Las manos de mi ama

lunes, noviembre 3

Lo quieren todo, me lo quitan todo


Una frase que de niña
se escapaba entre mis labios,
no me marca de por vida
y ya menos con los años,
que si un día si la dije
con mis hermanos jugando,
ya he crecido 
y ya soy libre
al poder de sus encantos.

Tan niña era cuando la dije
que ni me acuerdo,
mi libro de la vida limpio
y sin el título puesto,
abrió sus páginas en blanco
para ir escribiendo
a partir de una premisa
que aunque no supiera, tengo.

Si lo quieren, que lo quieran
que lo traten con cariño
y con pureza,
si lo quieren, que lo quieran
arropándolo en sus brazos
pese a que veces les pesa.

Si todo es lo que quieren,
tendrán solo lo que quiera,
que cuando sus manos se acerquen
vengan cargadas de estrellas,
si todo es lo que quieren,
vengan con todo de vuelta.

Si vienen para quitarme,
que se vayan y no vuelvan,
si vienen para encontrarme
y darme lo que ellos tengan,
que vuelvan entonces y se lleven
lo que a mi alma apetezca.

Si lo quieren todo,
con el todo aquí en prenda,
si me lo quieren quitar todo,
yo les abriré mi puerta,
para que marchen tranquilos
sin alboroto ni pena,
que me quedo con lo mío
y ellos con sus preguntas
aunque no las den respuesta.


viernes, octubre 3

Tenía que hacer algo

Tenía que hacer algo
no quedarme callada
y con los brazos cruzados,
tenía que hacer algo 
porque era mi vida
la que me había quitado
durante cuatro años.

Tenía que hacer algo
pues mi callar austero
es lo que le hizo coger vuelo, 
tenía que hacer algo
por el maltrato sufrido
y el dolor que metió dentro.

Debía hacer algo
para que la ruindad de alma
no se fuese de vacío,
tenía que hacer algo
para que su alma dormida viera 
lo que para mí la otra alma había sido.



Debía de hacer algo
por hacer lo nunca hecho,
debía de hacer algo
a parte de cruzar
mis brazos en el pecho.

Que por quieta y parada
me han quitado lo que es mío,
que por no hacer nada
se queda el dolor
metido en mi ombligo,
que si hubiera hecho
lo que hubiera debido,
ahora no estaría lamentando
ser lo que nunca he sido.

Tenía que hacer algo
para hacer algo
que nunca se hizo,
para romper telaraña
en la que quedo atrapada
por no ser lo que nunca he sido,
tenía que hacer algo
con esta revancha
que nunca he ejercido,
había que romper
de esta manera
los hilos dañinos.