Con paso firme en el mundo de la hadas

Con paso firme en el mundo de la hadas
. . . donde todo es posible.

lunes, 23 de enero de 2017

Toma mi mano

Toma mi mano
vacía de duelos
y llena de abrazos,
repleta de sueños
y de amor blando,
de ese que mece
y alegra el llanto.

Toma mi mano
que quiere la tuya
como almas gemelas
aullando a la luna.

Toma mi mano
si estás en el suelo,
porque eres mi amigo
por estos terrenos,
porque sueño contigo
aunque no te veo.

Toma mi mano
en un nuevo intento
de darte lo bueno
que llevo por dentro,
porque somos uno
con el universo,
porque lo que a ti te pase
pasa al mundo entero.

Toma mi mano,
la que no has cortado
porque la otra
está en llanto apurado,
curándose del dolor
de tu machete mundano.

Nos liamos


Nos liamos la vida
con cualquier cosa,
un tengo, un quiero
o un cuento rosa.

Nos liamos la vida
con relaciones,
las que usamos a dos manos
y las gastamos de noche,
esquivando las miradas
cuando asoman los reproches
y vendiendo nuestra magia
entre emociones sin nombre.

Nos liamos entre amantes,
o entre deseos rabiosos
y a alguno no le dan las manos
para contar sus negocios,
esos que entre las piernas
dan placer y dan demonios.

Nos liamos con rencores
de los corazones rotos,
incluso de algún desplante
que no vieron ni los ojos.

Entre este liarse perdemos
quién es quién entre nosotros,
que sentimos verdadero
o pasajero y honroso
y por liar la manta al cuello
nos liamos más que un ocho,
perdiéndonos nuestra esencia
e incluso las de los otros.

martes, 3 de enero de 2017

Cómo un 9 perdido

Comprometí mi mirada
igual que un Forrest Gump
se entregó a su amada,
complací mis sueños
pensando que en él
entraban mis ecos.

Me metí en su vida
dejando la mía perdida,
aparcando mi lecho
le di cobijo
cuando estaba ciego
y al no decir no,
aún queriendo,
se metió en mi sitio
que estaba repleto,
dejándolo vacío
de asuntos del cielo,
llenándolo de agujeros
con muertos y miedos.

Le dejé que hiciera
confiando en su criterio,
pensando que el mío
no era tan certero
en este mundo mundano
del que poco entiendo.

Por dejar mi asiento
me fui a sentar
y caí al suelo
pues mi banco de nubes
desapareció en su viento.

Sin pensar lo que hacía
se pasó de pueblo
dejándome en nada
se fue a otro cielo
a destruir los sueños
de otro cobijo repleto.

Cómo un 9 perdido
me quedé sintiendo
que debo hacer algo
para proteger mis deseos,
porque debo de hacer caso
a la asertividad que pierdo
cuando no quiero portazos
y cambio mi amor
por embutes necios.




sábado, 31 de diciembre de 2016

Se pasa un año

Se pasa un año
lleno de esperanzas
de alegrías bellas
desde la mañana,
que iluminaron mi cuerpo
y abrieron mis ganas.

Se pasa un año
lleno de aventuras,
de carreras por los bosques
y sentimiento que inunda,
de ambrosías de colores
entre viñedos y lunas.

Se pasa un año
de nuevos amigos,
amigos sanos llenos de cariño
de manos en alto
que agarran con mimo
de risas y abrazos
y orquesta de niños.

Se pasa un año
donde los te quiero
volaron, cantaron
y me sonrieron,
impregnaron ropas
de aroma sin miedo;
algunos se acabaron
otros quedan dentro.

Se pasa un año
bienvenido el nuevo,
que ciertas sorpresas
me traerás contento;
cogeré las buenas
lidiaré los muertos,
subiré escaleras
correré por cielos,
comeré patatas
hechas con esmero
y mientras lo espero,
despido a este año
por bonito y pleno.

martes, 20 de diciembre de 2016

Así te quiero

¿Me quieres?
Claro que te quiero,
cómo el mirar tierno
de un suspiro cierto,
como sé que el aire
entra en mi cuerpo
y llena mis huecos,
yo así te quiero.

Cómo los susurros
se pierden por dentro,
cómo las mañanas
que parecen terciopelo,
como los arroyos
cantan resalseros,
así te quiero.

Con tu sonrisa loca
que estremece el sueño,
con tus lágrimas que brotan
de puro conteto
al oírme sincero
que yo a ti te quiero.

Mira mi cara
y oye mi besos,
sonríe mi mirada
porque es la tuya
cuando miras al espejo,
y di en bajito
o a pulmón lleno
que eres hermosa
como las llamas en invierno
que calientan mi hogar
e iluminan tu templo.

Eso eres tú,
porque soy yo
cuando me veo por dentro
y por eso me quiero.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Un amigo

Amistad dolida
que deja entrar el frío,
dañando por dentro
por el amor perdido.

Respeto acabado
cuando conversamos,
calidez de escucha
que se fue apagando.

La amistad no juzga,
la amistad no hiere,
el amor de amigo
te abriga y protege,
pero si no tiene
calor en su habla
ni amor en la mirada,
es que no es amigo,
tan solo desprecio
por estar contigo.

Sinceridad, comprensión,
afecto mutuo
distingue al amigo
del que nos da sustos.

Tan solo ofrece a manos llenas
capacidad de escucha
y la voz tierna,
generosidad y agradecimiento,
en vez de reproche,
lealtad sin medida
que la confianza acoge.

Si no escucha tu ser
ni atiende a tus penas,
quizás es que su amistad
es tan solo devuelta
y si te das cuenta de ello,
cierra pronto la puerta
aunque mueras en silencio
porque le quieres de veras,
que tú seas amigo
no implica que él lo sea.